La Columna Vertebral:

La columna vertebral se compone de 33 vértebras:

Exceptuando la primera y segunda vértebra cervical, todas están unidas entre sí por los discos intervertebrales y ligamentos. Estas uniones permiten una elevada movilidad que hace posible que el ser humano se pueda estirar, agachar, ladearse y girar.

Los segmentos que más se mueven son el Cervical y el Lumbar, por lo que sus discos se degeneran con mucha facilidad, producto de la edad y la falta de cuidado al someterla a injurias continuas, como el ejercicio extremo, sobrepeso, adoptar malas posturas en todos los actos laborales y cotidianos como levantar, conducir y traccionar objetos pesados, de igual manera al realizar deportes extremos sin cuidados.

La columna vertebral se ha adaptado a la postura erecta del ser humano adoptando la forma de una “S” doble, por lo cual presenta cuatro curvaturas.

  • Una Cervical en el cuello con dirección hacia atrás muy móvil
  • La dorsal hacia adelante fija
  • La lumbar hacia atrás muy móvil
  • La sacra hacia adelante muy fija.

Todas las curvaturas deben estar en armonía determinando un eje que va desde la cabeza a los pies; si por ejemplo se exagera la lordosis lumbar, se creara una tendencia a que la región de los glúteos sobresalgan (inclinación de la pelvis hacia adelante) acusando dolor por deformidad de discos y articulaciones.

Si se pierde la curvatura cervical la persona acusara frecuentes dolores del cuello y terminara con cambios degenerativos progresivos irreversibles no solo a nivel de los discos cervicales sino también del cuerpo vertebral.

Si se fomenta una mayor flexión de la curvatura dorsal por mala postura la persona presentara una "jiba"

Únete a Nuestra Newsletter

Recibe contenido exclusivo una vez al mes sobre como cuidar tu columna 
crossmenu